10 cosas que debes saber sobre el Tequila

tequila

“Dinero, tequila y amor… no hay otra cosa mejor” dicen en Jalisco, la tierra donde nació la popular bebida de agave que nos distingue internacionalmente y que promueve la (muy cierta) filosofía de que con un caballito de tequila en la mano (y otro en el estómago) la vida parece mucho más fácil. Conoce datos curiosos de esta poderosa bebida, a continuación.

Los secretos del tequila:

Cero cruda El buen tequila (100% agave y que no pasa por ningún proceso químico o industrial) no causa resaca.

Para poder llamarse “tequila” la bebida debe estar elaborada en México (Jalisco, y en los municipios fronterizos a este estado de Guanajuato, Michoacán, Tamaulipas y Nayarit) y tener por lo menos un 51% de azúcares de agave, aunque un verdaderamente buen tequila debe ser 100% agave.

Se toma con sal y limón para disminuir el “impacto” de la bebida. Primero se toma sal, para salivar, luego el tequila y finalmente el limón.

Si tienes gripa un shot de tequila ayuda a que te sientas mejor porque calienta tu garganta, además del ligero efecto anestésico que cualquier bebida alcohólica tiene.

El vaso se llama “caballito” porque los rancheros llevaban botellas de agua y tequila en sus paseos a caballo, y llevaban un vasito (parecido a lo que hoy se conoce como “caballito”) amarrado al cuello para tomar el segundo. Cuando les preguntaban que para qué era el vaso ellos respondían “Es pa’l tequila en el caballito”.

Los más tequileros, después de los mexicanos por supuesto, en el mundo son los estadounidenses. El suyo es el país que más tequila importa.

El primer coctel popular con tequila en el mundo fue el Tequila Sunrise (jugo de naranja, granadina y tequila).

Con casi cuatrocientos años de historia, el tequila se conocía como “Vino Mezcal” cuando se producía en la Provincia de Ávalos, hoy Ciudad Guzmán, en 1616, según un documento del Archivo del Arzobispado de Guadalajara.

El “olvido al estilo Jalisco” es una frase popularizada por José Alfredo Jiménez en la canción “Ella” y se refiere a dejar de pensar en una decepción amorosa escuchando música de mariachi y tomando tequila. (Quise hallar el olvido al estilo Jalisco, pero aquellos mariachis y aquel tequila me hicieron llorar.)

El único museo abierto a las 12 de la noche en México es el del Tequila y el Mezcal, en la entrada de la Plaza Garibaldi, en el centro de la Ciudad de México.

¿Te gusta el tequila? ¿Cómo lo tomas tú?

Por: Sandra Olguín.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s